En esta etapa de Práctica, el/la docente en formación participará en terreno de la realidad educativa y se incorporará en tres instancias, primero como observador de la clase y del contexto escolar, luego como observador-participante realizará actividades de co-docencia colaborando con el/la profesor/a guía en diversas instancias, y finalmente, desarrollará un breve proceso de realización de clases guiado por el/la profesor/a guía.  

Su labor la desempeñará en al menos un curso de la Enseñanza Media,  en la asignatura de la especialidad, y además, participará de una reunión de apoderados.

Todas estas instancias que se plantean en el proceso de Práctica IV apuntan a favorecer el ingreso paulatino a la labor intensiva que se deberá desarrollar durante la Práctica Profesional.